Nuestro compromiso

we care

Además de la gastronomía, nos preocupan otras cosas tan importantes como la gente, sus tradiciones, su cultura y el medio ambiente.

Una de las razones por las que comenzamos a trabajar con insectos es por que a pesar de que se consumen desde hace siglos, han estado un poco olvidados en los últimos tiempos, y necesitan ser “rescatados” para encontrar su lugar en las cocinas de todos nosotros, pues además de ser deliciosos, representan una solución a los problemas ambientales y de falta de alimento en el mundo.

Los insectos son más eficientes que los animales a la hora de producir proteínas por lo que requieren mucho menos alimento para producir la misma cantidad de proteína. Por ejemplo, con 10 libras de semillas podríamos obtener 6 libras de chapulines mientras que solo obtendríamos 1 libra de carne bovina. 

Por lo tanto si aumentamos nuestro consumo de insectos necesitaríamos menos granos para alimentar a dichos insectos, lo que significa menos tierras para cultivo, menos deforestación y menos gases de efecto invernadero.

Incluso las Naciones Unidas a través de la FAO recomienda el consumo de insectos en su reporte «Edible insects: Future prospects for food and feed security» del 2013.